¿Puedes situarte al margen del negocio durante unos meses y éste seguirá creciendo?

¿Puedes situarte al margen del negocio durante unos meses y éste seguirá creciendo?
7 de septiembre de 2017 Oriol López
feina

Esta es una pregunta que a menudo hago a los empresarios, y su respuesta habitualmente es decepcionante.

El empresario acostumbra a vivir de su negocio y percibe que sin él, este no sería el mismo; y esto es un error del que muchos se dan cuenta en momentos de cambios bruscos, como nacimientos, fallecimientos o ventas empresariales. El problema es que, entonces, ya es demasiado tarde. Un negocio que depende de ti, será un negocio que, no sólo te esclavizará en el presente, sino que te atará de manos en el futuro, cuando desees venderlo o traspasarlo a tus herederos. Y esto es así porqué un negocio que depende de ti no te permite elegir la vida que deseas, obligándote a hacer el trabajo que harías como asalariado pero con los dolores de cabeza de quien tiene responsabilidad; y, además, rebaja el valor de tu empresa para un potencial comprador futuro; lo que significa que tu patrimonio quedará diezmado a causa de tu figura.

La buena noticia, sin embargo, es que la mayoría de los empresarios quieren cambiar esta situación, por lo que te cuento cuatro pasos que te ayudarán a hacerlo de manera eficaz

  1. Establecer este cambio como prioritario. Parece menor, pero en muchas empresas este tipo de temas quedan relegados al final de la lista, y esto hace que no se resuelven, no por falta de ideas, sino por falta de galones.
  2. Preparar los sistemas necesarios para hacer el cambio, como por ejemplo detallar las tareas que hace a día de hoy, cuáles son menos importantes y qué es necesario para delegarlas.
  3. Delegar a las personas adecuadas, con la máxima de ir traspasando tareas completas de una en una, de manera que pueda seguir la formación y el resultado, sin prisas pero sin pausas.
  4. Evaluar los resultados obtenidos por cada acción llevada a cabo, por lo que aprendamos para la próxima.

De esta manera, el tiempo que vaya ganando el empresario, podrá empezarlo a dedicar a otros aspectos prioritarios en su vida, como la familia y la estrategia de su negocio.

© Oriol López Villena 2017