Como deshacer un comité y crear un equipo en tres pasos

Como deshacer un comité y crear un equipo en tres pasos
16 de noviembre de 2017 Oriol López
equip

Me has oído decir muchas veces que el problema de muchas empresas no es que no trabajen en equipo, sino que no disponen de un equipo, sino de un comité.

La diferencia es simple: mientras un equipo es un grupo de personas que trabajan para un objetivo común, un comité es un grupo de personas que trabajan para alcanzar sus propios objetivos. En la mayoría de empresas en crecimiento, la formación de comités deviene natural, ya que, al crecer la estructura, la dirección empieza a pedir resultados concretos a cada departamento de la compañía y eso, que en una micro-pyme es un objetivo común, en una empresa con más de diez trabajadores empieza a convertirse en un equipo de objetivos diversos, es decir un comité. Pero, entonces, ¿cómo puedes deshacer el comité y empezar a crear un equipo que trabaje de nuevo para unos objetivos comunes?

En primer lugar, definiendo estos objetivos. Muy a menudo, pensamos que tener un objetivo como empresa es importante, pero que cada departamento tiene que definir sus propios objetivos y, a pesar de que esta afirmación es cierta, también lo es que estos objetivos por departamentos deben compartir el respeto hacia un objetivo empresarial compartido que, en caso de conflicto, pasa por delante del del departamento. Es decir, si para alcanzar el objetivo de la empresa debes dejar de cumplir el del departamento, pues adelante. Ahora, esto también compromete la empresa, que debe medir los resultados de cada departamento con esta premisa en la cabeza.

En segundo lugar, para deshacer un comité hay que promover las relaciones internas, estableciendo canales de comunicación que vayan más allá de la máquina de café, y abracen aspectos como el aprendizaje mutuo, la mejora continua y la ayuda en el logro de los objetivos del otro para llegar a los de la empresa. Reuniones, grupos de trabajo, base del conocimiento compartida… Todo son herramientas que pueden ayudar a crear una relación fuerte dentro de la empresa, y todos sabemos que una relación fuerte genera confianza, la confianza genera simpatía y la simpatía genera lo que sería la tercera herramienta para crear un equipo: el trabajo compartido.

Por último, compartir trabajos y/o proyectos enteros entre personas de diferentes departamentos crea las condiciones necesarias para saber que todo el mundo rema hacia el mismo sentido. Me he encontrado muchas veces con empresas donde un departamento ni sabe qué hace el otro ni le preocupa. Cuando un estudiante dice que irá a estudiar un año del grado al extranjero le decimos que es sano para su carrera, ¿verdad? Entonces, ¿Por qué no incentivamos los “viajes” internos en la empresa? Compartiendo proyectos, utilizando a otros departamentos como observadores externos, delegando ciertas tareas para que todo el mundo perciba el trabajo de los otros… Simplemente, poniendo el trabajo en común, para ganar empatía profesional.

Uno de los problemas más grandes que se puede encontrar una empresa son los comités y, desgraciadamente, cuando los defino a los empresarios con los que trabajo demasiado a menudo se ven reflejados en ellos. Por eso te recomiendo que te preguntes: ¿qué puedo hacer (que no estoy haciendo) para crear un equipo a la empresa en lugar de un comité?

© Oriol López Villena 2017

Foto: Tim Marshall